EL SENDERO AL TRIUNFO

Para ningún músico profesional o empírico con talento, pasión y sensibilidad por su arte, es fácil hacerse a un público, fanaticada o sencillamente posicionarse en un medio que en su espacio social permita identificar su modo de expresar sentimientos a través de un instrumento o su voz. El estudio de la música desde la academia está basado en la parte científica y el abordaje de su ejecución bajo normas estéticas y reglas que al paso del tiempo han marcado épocas, estilos, géneros y condiciones sociales. Sin embargo al momento de salir y encontrarnos frente al mundo nos damos cuenta que esta “selva” diversa y congestionada de sonidos cambia su panorama y esa música por la que tanto perseveramos analizando, estudiando e interpretando, pasa a otra dimensión para transformar la realidad.

Nuestro país acoge un sinfín de representantes de nuevos géneros que están estrechamente relacionados con aspectos relevantes de multiculturas que reflejan las características de infinitas expresiones musicales. 

La música, inherente al hombre, nos muestra esa necesidad de incorporarla en nuestra vida y de entregarse a su faena. Desde niño tuve la fortuna de determinar mi camino, aunque tuviera que luchar para conseguirlo. A mi llegada a la universidad encontré un nuevo reto en esta batalla por aventurarme en las aguas de mis propios sueños y tras doce años de haberlos afrontado, me siento orgulloso de continuar construyendo un sendero no solo para mí y para los míos, sino para un público que merece que este proceso sea constante en este manojo de desafíos. La vida me ha brindado la oportunidad de pisar escenarios con grandes y excelentes músicos de quienes he recogido invaluables experiencias en un medio en el que abunda el talento, pero sobre todo, las dificultades y las  pocas oportunidades. 

En camino viene mi segundo sencillo y con este reafirmo esa pasión por alcanzar el alma de mi público que al finalizar cada letra se transforma en su protagonista; quiero ser ese fino hilo que teja sus historias románticas.

La música es un campo extenso, pedregoso y difícil de dominar, no tengo la respuesta concluyente, pero algo si es muy claro, “En ésta como en cualquier profesión, los triunfos vienen de la mano de los sacrificios y cada uno decide hasta dónde lucha por sus sueños”.

 

César Rincón

Escribir comentario

Comentarios: 1
  • #1

    Enrique Guatame (domingo, 24 agosto 2014 19:59)

    Excelente articulo, soy músico empírico y hago música por hobby pero me siento identificado con el tema. Muchos éxitos con su música, esta muy buena!